ATRAVESAR EL PUENTE PARA VER LAS MEJORAS

Tomando la metáfora futbolística, la dinámica del consumo este año es como la que un partido en la altura. A priori trabajoso, desgastante y de resultado incierto. El empate cero a cero es negocio. Sobre todo, si se trabaja con la hipótesis oficial, y de muchos analistas, que prevén un crecimiento de la economía del 3 al 4,5% para 2017. Esa sería la revancha jugando de local. Continuando con la analogía, en este primer tiempo, estamos como Argentina-Brasil en el Mundial 90. La sensación es que si perdemos por dos o tres goles, nos hacen precio. La inflación acumulada entre noviembre 2015 y marzo 2016 es del orden del 20%.

La pérdida de poder adquisitivo es lineal, dado que en ese período no se incrementaron los salarios. Es lógico que, dado el contexto, caigan los volúmenes de ventas de casi todo. Entre ellos, el más significativo es el de los productos más cotidianos, como alimentos, bebidas, cosmética y limpieza, que tendría una contracción entre 3,5% y 5% para las ventas en el primer trimestre. Como anticipo bien vale el dato recientemente publicado del sector cárnico: caída del 6% en el arranque del año. Los bienes durables (electrodomésticos, tecnología e indumentaria) presentan caídas de entre 10% y 15%. En este contexto generalizado se registran algunas excepciones. La venta de autos concluyó el trimestre con una suma de 1,7%. Se vendieron 6% más de entradas de cine, y el sector inmobiliario volvió a dar señales de vida después de 4 años duros, creciendo arriba del 10%. Difícilmente abril traiga buenas noticias. Los incrementos de tarifas hacen que hoy se prevea entre 5 y 6% adicional de inflación. Será un primer cuatrimestre definitivamente contractivo. Esta dinámica no es nueva. Desde 2012, el arranque del año es la peor parte en la dinámica del mercado interno. La “vieja” historia de “sueldos viejos, precios nuevos”. Este año potenciada por las correcciones tarifarias en los servicios públicos y las alteraciones en los precios propias de la devaluación, de casi 60%. Sin embargo, la clave del partido está en el entretiempo. La intención del Gobierno y de su equipo económico es que a partir del segundo semestre confluyan varios factores que den forma a un mejor escenario.

Llegarán en algún momento entre mayo y junio, los “sueldos nuevos”, también el aguinaldo, y si el Congreso las aprueba, medidas para paliar la situación de los sectores más vulnerables: baja del IVA a alimentos, ampliación de la AUH y asignaciones familiares. Otras cosas ya llegaron: se extendió el plan Ahora 12 hasta septiembre y podría suceder lo mismo con Precios Cuidados. Y también es importante lo que no llegará: el ministro Prat-Gay dijo que no habrá más subas de tarifas este año. Y enfatizó, una vez más, que la inflación tenderá al 1% mensual hacia el final de 2016. EL presidente Mauricio Macri presentó en sociedad la metáfora del “puente”. Hay que cruzar el puente – de 6 a 9 meses, este primer tiempo– para comenzar a ver una Argentina mejor.

Copyright W & Guillermo Oliveto.